El conejo es una de las carnes más sanas. Queda muy rico en arroz, al horno o guisado, como es el caso de este que lleva chocolate negro, dándole un toque de sabor espectacular. Un plato para comer especial sin necesidad de invertir mucho dinero.

INGREDIENTES (para 2/3 personas): medio conejo troceado, aceite de oliva, zanahoria, cebolla, ajo, orégano, tomillo, romero, ajo molido (si pueden, sustituir el ajo por pimienta, nosotros no podemos), laurel, sal, 1/2 vaso pequeño de brandy o coñac, 4-6 onzas (cuadrados) de chocolate negro lo más puro posible y 250-300 mililitros de agua. 

ELABORACIÓN: cortar bien la cebolla y la zanahoria en rodajas. Verter un poco de aceite en una sartén. Salar el conejo y dorarlo un poco, apartar y reservar sobre papel de cocina. Pochar la cebolla en la sartén a fuego medio. Incorporar el resto de verduras y seguir dorando durante unos 7 minutos aproximadamente. Luego verteremos el líquido y cocinaremos unos minutos más. Apartar del fuego para esperar a que se enfríe un poco y triturar. Tras obtener una consistencia de puré, añadir las hierbas aromáticas y el conejo para cocinar durante 30-35 minutos. Rallar 6 onzas de chocolate y poner en el recipiente durante 3 minutos, tiempo en el que iremos removiendo con cuidado para que se mezcle todo bien.

CONSEJOS:
* Esperar a que se enfríe bien para triturar la salsa y continuar la cocción.
* Las verduras deben estar bien doradas y esperar un tiempo prudencial para triturar para no quemarse.
* Ojo, deben triturar las verduras justo tras hervir unos 15 minutos y sin haber incorporado las hierbas aromáticas.
* Es muy importante que el chocolate sea negro y que se introduzca en el recipiente de cocción 3 minutos antes de apartar del fuego definitivamente.
* Vigilar en todo momento el líquido para que no se quede sin él. Si hiciera falta, añadir 1 vaso de agua a medida que merme.
* En ocasiones hay que añadir un poco de azúcar para rectificar el grado de amargor.
* Comprobar tras poner el chocolate si hace falta sal. Recuerden que siempre es mejor quedarse cortos, pues siempre hay tiempo para rectificar. El exceso de sal resulta más difícil de solventar.
* Para saber si el conejo está en su punto, pinchar con un tenedor y comprobar que no sangra y que el tenedor entra con facilidad.
* Se puede acompañar de un puré de patatas o batata e incluso de arroz.
* Mejor preparar el plato de un día para otro.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook y en Twitter.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: