El frío hace acto de presencia y las bajas temperaturas comienzan a asomarse tímidamente por algunas de nuestras ciudades. Por lo que es momento de comenzar a disfrutar de las verduras cocinadas y aparcar un poco, no mucho, las ensaladas. En esta ocasión les propongo esta puré de calabaza, boniato y zanahoria con jamón, con un punto de sabor dulce debido a la batata y a la calabaza. 


En los cursos que he realizado, diversos profesores de cocina han explicado que la diferencia entre puré y crema es que esta última lleva algún lácteo y también hay que rehogar las verduras. Por lo cual, he denominado a este plato puré, aunque mi ignorancia me habría hecho llamarlo crema. ¿Por qué? Pues por algo tan sencillo como el aspecto visual. Para mí un puré debe tener una consistencia tal que se pueda comer con tenedor, una pasta espesa, caso del puré de patata (papa). Por su parte, creía que la crema era aquella que para tomarla solo se podía emplear una cuchara, una sopa más espesa. Esta textura que les propongo hoy es imposible degustarla con tenedor. Debo reconocer que me gustan mucho más cuando adquieren la consistencia suficiente para necesitar una cuchara.

INGREDIENTES: 100 gramos de zanahorias, 400 gramos de calabaza y 200 gramos de batata de piel roja (boniato), 1 apio, 500 gramos de caldo o el necesario hasta cubrir las verduras y un poco de sal gruesa.

ELABORACIÓN: poner en una cacerola los 500 gramos de caldo con una pizca de sal. Incorporar las verduras, limpias y troceadas toscamente, cuando el agua comience a hervir. Mantener a fuego medio durante unos 20 minutos. Apartar del fuego y esperar a que atempere. Quitar la mitad del caldo y triturar. Añadir el líquido necesario hasta obtener la consistencia deseada. Al servir, rociar con un chorro de aceite de oliva virgen e incorporar virutas de jamón deshidratado al horno. Este último paso es opcional.

CONSEJOS:
* Para obtener un puré fino, se puede pasar por un colador o chino tras haberlo triturado.
* La batata de piel roja le da un punto de sabor dulce.
* La batata de piel clara es menos dulce, así que escoger según gusto.
* Al triturar se puede incorporar un poco de aceite de oliva virgen en crudo o una vez servido en el plato, como en la foto.
* Para que el puré adquiera un punto picante, con uno o dos dientes de ajo en crudo se lograría.
* En el caso de no tener caldo, guisar las verduras con agua y una pastilla de caldo de verduras o de pollo, por ejemplo.
* Otra opción es guisar las verduras con unos muslos de pollo y reservar estos para un relleno o croquetas.
* Las cremas deben llevar nata o algún lácteo como  quesitos, esto es a gusto del consumidor.
* Para los amantes de las especias, añadir una pizca de jengibre molido o una punta de cúrcuma.
* También le aporta un sabor muy interesante la leche de coco mezclada con el caldo.
* Una cosa a tener en cuenta es la cantidad de caldo. Para asegurarse de que no les quede un puré muy líquido, quitar la mayor parte del líquido y triturar con el brazo. Ir vertiendo el caldo poco a poco hasta obtener el punto deseado.
* Para quienes trituren en vaso, lo único que deben hacer es sacar las verduras, colocarlas dentro de este, triturar y proceder como describí en el punto anterior.
* El tiempo de cocción puede ser mayor o menor dependiendo del tamaño del corte de las verduras. En este caso los cortes que he realizado son groseros (no uniformes) grandes. Si los cortes fueran groseros pequeños, el puré podría estar en 15 minutos perfectamente.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: