Platos fáciles para sorprender a tus invitados

No sé qué opinarás tú, pero a mí me encanta agasajar a mis amigos con platos variados, adaptados a sus gustos, para verlos felices. Sobre todo, no hay nada mejor que los platos fáciles para sorprender a tus invitados y que, además de sencillos, sean platos llenos de sabor, como los que hoy te voy a mostrar.

Recetas fáciles para comidas especiales

Recetas de platos fáciles para sorprender a tus invitados

Dicen que no hay mayor alegría en un cocinero (aunque sea no profesional) que ver que los platos quedan vacíos; sinónimo de que todo ha agradado a los comensales. Eso sí, supervisa bien el menú y todos sus ingredientes. No vaya a ser que tengas que dejarlo y salir corriendo a por algo que te ha faltado. Aunque hoy en día, afortunadamente, eso no es problema gracias a que siempre puedes acudir a tu supermercado a domicilio.

Con estas recetas conseguirás hacer estos platos fáciles para sorprender a tus invitados y, a la vez, disfrutar pasando tiempo con ellos. Y es que no hace falta que te compliques la vida cocinando para que el resultado sea extraordinario. Además, en estas fechas navideñas existen grandes superficies o numerosos supermercados, como Supermercados MAS (cadena de supermercados andaluza), que cuentan una gran variedad de productos frescos (carnicería, pescadería, frutería…) y de temporada para hacer platos que encantarán a todos tus invitados.

Si no eres de esas personas a las que les gusta cocinar, dispón una cena de navidad por encargo. Ahora bien, estoy segura de que con las recetas que te voy a proponer, podrás hacerlas, te quedará estupendas y tendrás tiempo para disfrutar conversando con tus invitados. Da igual que tengas que cocinar para Navidad, para una cena romántica o para una reunión con amigos.

Recetas para eventos, fiestas especiales y Navidad

Recetas fáciles de entrantes

Gazpacho de melón con lychees. Esta receta es posible hacerla de un día para otro sin problema alguno. Además, los lychees los puedes usar de lata. ¡Queda bien rico!

Receta de gazpacho de melón paso a paso

Croquetas de queso sin lactosa y nueces. Es viable hacer estas croquetas con antelación, ya que solo tendrías que congelarlas y cuando vayas a consumirlas, sacarlas  y freírlas directamente.

Receta casera de croquetas

Hummus básico. Adaptado a aquellas personas que no toleran el picante. También es viable hacerlo de un día para otro.

Receta fácil de hummus

Recetas fáciles de platos principales

Recetas fáciles de carnes y pescados

Recetas fáciles de carne

Receta de magret de pato Es un plato que tienes que seguir el paso a paso para que la carne te quede en su punto, pero el acompañamiento lo puedes dejar preparado o casi.

Receta de magret de pato

Pierna de cordero cocinada en bolsa al vapor. Una manera muy sana de comer cordero, con un toque final de horneado. Por lo que es viable cocinarla el día antes, solo a falta de introducir en el horno en el momento de comer.

Pierna de cordero

Recetas fáciles de pescado

Lubina a la espalda. Simplemente, con que tengas las verduras cortadas y los dientes de ajo, ya casi estará el plato. Además, queda también muy rico con dorada, por ejemplo.

Receta fácil de pescado: lubina a la espalda

Salmón con setas y patatas en salsa de crema de soja. Reconozco que este plato me pierde. Mejor dejarlo hecho de un día para otro, pero que le falte unos 5 minutitos al salmón. Al día siguiente, añadirle la salsa o nata de soja para cocinarlo.

Salmón con salsa de soja

Recetas fáciles de postres

Brownie con nueces y sin lactosa. Gustará a todos y lo podrán disfrutar los intolerantes a la lactosa con total tranquilidad.

Semifrío de moras, fresas y cacao sin lactosa. Esta opción bien fresquita viene de maravilla para el cierre de una comida o cena especial.

Semifrío de moras, fresas y chocolate

Polvorones de azahar sin lactosa. No me podía despedir estando tan próxima la Navidad sin dejarte una receta especial para esa época del año.

Receta casera de polvorones

Aprovecho para invitarte a seguirme en FacebookTwitterPinterest e Instagram. Igualmente, te animo a unirte al grupo de Facebook para compartir tus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!


Receta fácil de buñuelos de trufa

Los buñuelos son muy típicos el día de Todos los Santos en España. Aunque no pertenezcas a una familia católica, da igual, porque las tradiciones gastronómicas se mezclan y, al final, son totalmente independientes. De ahí que venga a invitarte a disfrutar de esta receta fácil de buñuelos de trufa. ¿Te animas a hacerlos?

Receta de buñuelos rellenos de trufa

Estos buñuelos con crema de trufa están adaptados a todas aquellas personas intolerantes a la lactosa y alérgicas a irritantes digestivos como la canela. Esto no significa que pierdan sabor, sino que hoy en día los hago adecuados a mis alergias, coincidentes, quizá, con las tuyas.

Para que tengan su punto de gracia tus buñuelos dulces, te animo a descubrir otra serie de ingredientes que sustituyen a la canela, por ejemplo, y que también les aporta un sabor muy interesante. Además, con el relleno, la trufa, quedan de escándalo.

Ingredientes para la receta de buñuelos de viento 

Para 20-30 buñuelos, dependiendo del tamaño

Ingredientes para la crema de trufa

  • 250 ml de nata sin lactosa.
  • 40 g de azúcar glasé.
  • 100 g de chocolate sin lactosa (70% cacao puro).
  • Piel de 1 naranja.

Ingredientes para la receta de la masa de buñuelos

  • 250 ml de agua de agua.
  • Piel de 1 naranja.
  • 4 huevos grandes.
  • 1 pizca de sal.
  • 150 g de harina.
  • 6 g de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • Azúcar glasé para espolvorear.
  • Aceite de oliva virgen para freír.
  • 50 g de mantequilla sin lactosa.

Receta de buñuelos de viento rellenos de trufa paso a paso

Cómo hacer la crema de trufa de chocolate de forma fácil

  1. Esta crema de trufa de chocolate es muy fácil de hacer.
  2. Pon al fuego una cacerola con la nata sin lactosa, el azúcar y las cáscaras de naranja.
  3. Una vez caliente, retira del fuego, quita las pieles de naranja y añádele el chocolate en trozos.
  4. Remueve con una varilla de mano para que se deshaga bien el chocolate.
  5. Cubre con papel film (pégalo muy bien a la trufa para que no se forme costra) y déjala reposar en la nevera un mínimo de 12 horas.
  6. Cuando la vayas a emplear, sácala de la nevera, bate con varillas eléctricas hasta que haga hondas.
  7. Coloca en una manga pastelera con punta pequeña y de boquilla redonda (la nº 3 de Wilton es la que yo usé, me gusta mucho) o en un biberón de cocina de punta media.

Buñuelos de trufa

Cómo hacer la masa de buñuelos dulces

  1. Para hacer la masa de buñuelos caseros, vierte el agua en una cacerola al fuego.
  2. Añade el azúcar, las pieles de la naranja, la pizca de sal, 1 cucharadita de azúcar y la mantequilla sin lactosa.
  3. Mientras, tamiza la harina y la levadura en un mismo recipiente y reserva.
  4.  Cuando comience a hervir y se haya derretido la mantequilla, retira las cáscaras de naranja.
  5. Incorpora la harina y la levadura que tenías mezcladas, tamizadas y reservadas.
  6. Remueve  todo de  forma consistente y rápidamente para  que no se pegue la masa de buñuelos sin lactosa.
  7. Aparta la cacerola del fuego.
  8. Añade los huevos de uno en uno y remueve sin parar.
  9. Deja la masa reposar, aproximadamente, 1 hora y luego ponla en una manga pastelera.
  10. Si no tienes manga pastelera, toma una bolsa de plástico y rellénala. Luego le harás un agujero y servirá igual.
  11. Incluso sin manga y con 1 cuchara podrás hacer los buñuelos caseros.
  12. Coloca una sartén o cacerola al fuego con abundante aceite de oliva.
  13. El fuego debe ser medio, que nunca suba mucho de temperatura.
  14. Aprieta y deja caer partes de masa en la sartén (justo en el momento en el que veas que se empiezan a formar pequeñas burbujas en el aceite).

Buñuelos caseros rellenos de trufa, últimos pasos

  1. Fríe poco a poco hasta terminar con toda la masa y hacer los buñuelos con trufa.
  2. Verás cómo se van inflando y dando la vuelta solos hasta adquirir un tono dorado.
  3. Sácalos y colócalos sobre papel absorbente.
  4. No los quites antes de que se den la vuelta y estén dorados, si no, no estarán bien hechos.
  5. Otra opción es colocarlos en un plato con azúcar y rebozarlos (yo prefiero espolvorear azúcar glasé, no soy muy azucarera).
  6. Deja que se enfríen durante, aproximadamente, unos 10 o 15 minutos; lo justo para poder trabajarlos.
  7. Toma la manga pastelera y presiona la masa con la punta de la boquilla (con suavidad)  para rellenar.
  8. Ahora,  aprieta la manga (una vez hayas introducido la punta de la boquilla) y rellena el buñuelo de trufa. Así, uno a uno hasta terminarlos.
  9. Después, puedes espolvorear azúcar glasé por encima. Esto es opcional.
  10. Como ves, se trata de una receta fácil de buñuelos rellenos que queda bien rica.

Buñuelos caseros de trufa

Trucos y consejos para hacer la receta fácil de buñuelos de viento caseros rellenos de trufa

  • En caso de no padecer alergia o intolerancia al picante, te aconsejo que cambies la cáscara de naranja por una pizca de pimienta molida que va de maravilla con el chocolate.
  • La trufa de chocolate la puedes aromatizar a tu gusto: un poco de café, una pizca de canela, esencia de naranja, algún licor, etc.
  • Cuando saques de la nevera la trufa y comiences a montarla, ahí podrás añadir las esencias que quieras o una pizca de licor.
  • También podrás aromatizar la trufa cuando pongas la leche a hervir.
  • Si no tienes intolerancias a la lactosa, cambia los productos sin por los que habitualmente emplees. Lo mismo si lo que tienes es alergia, usa lo que ya conozcas.
  • El aceite para freír los buñuelos debe estar a una temperatura media en la placa. Mira el máximo de numeración que tiene tu placa y ponlo a la mitad.
  • Si no tienes placa y utilizas gas, controla la llama y mantenla a la mitad.
  • En el momento en el que introduzcas la masa, la temperatura del aceite bajará un poco. No importa, pues no te interesa que el aceite esté a una temperatura muy elevada para no quemar la masa.
  • Sí que resulta interesante hacer la masa en pequeñas tandas por varios motivos: la masa crece en el aceite y no querrás que se peguen entre ellas y que no tenga espacio para girarse. Se trata de tener un poco de paciencia.
  • Tal vez te gusten rebozados en azúcar, entonces nada más sacarlos de la sartén o cacerola, déjalos en un plato con azúcar y vete girándolos para que al estar húmedos se pegue bien. Solo conseguirás rebozarlos adecuadamente en ese momento, justo al estar recién salidos de la sartén o cacerola.
  • Es muy importante que la piel de la naranja no tenga partes blancas para que no amargue.



Semifrío de moras, fresas y cacao sin lactosa

La receta de hoy lleva un poco de trabajo, pero es fácil y queda bien rica. Se trata de un semifrío de moras, fresas y cacao sin lactosa. A veces me encantaría tener alguna que otra herramienta más que facilitara la elaboración de productos como este. Miro por internet tiendas especializadas en maquinaria de hostelería para profesionales y particulares exigentes, y me entra un desconsuelo tremendo. Por ejemplo, una heladera para los helados que hago me facilitaría el trabajo, aunque para el semifrío de hoy no hace falta.

Receta de semifrío de fresas y moras

Receta de semifrío de moras, fresas y cacao

En esta ocasión vas a necesitar un molde alargado de los pequeños, unas varillas para montar claras y nata. Emplea las cantidades exactas indicadas en los ingredientes y sigue el paso a paso para que te quede en su punto. El cacao es opcional y lo puedes quitar. Yo lo preparé así para unos amigos que vinieron a comer a casa y a ella le encanta el chocolate.

Si te gustan los postres fresquitos y los frutos del bosque, estoy segura de que esta es tu receta. Una vez se enfría lo suficiente en el congelador, adquiere una consistencia casi parecida a la de un helado. Con la tranquilidad que da saber que se trata de repostería hecha en casa y sin tantos aditivos como los de los comerciales. Ya sé que el ritmo de vida, muchas veces impide hacer más cosas en la cocina, pero yo opto por ello siempre que puedo.

 

Ingredientes para la receta de semifrío de moras, fresas y cacao

  • 150 g de fresas.
  • 100 g de moras.
  • 100 g de azúcar.
  • 2 claras de huevo  o 125 gramos de claras pasteurizadas.
  • 200 ml de nata de repostería sin lactosa.
  • 1 vaina de vainilla.
  • 1 cucharada sopera de cacao en polvo.
  • Moras o frambuesas enteras para decorar.

Cómo hacer un semifrío de fresas, moras y cacao

  1. Limpiar muy bien la fruta.
  2. Colocarla en una batidora eléctrica y triturar.
  3. Usar directamente o, si no te gusta encontrarte trozos, cuela para eliminar las semillas.
  4. Te puedes ayudar de una cuchara para ir removiendo y facilitar que vaya saliendo el líquido del colador.
  5. Una vez tengas la fruta a tu gusto, resérvarla.
  6.  Monta las claras y cuando empiecen a coger consistencia, añade el azúcar poco a poco sin dejar de montar.
  7. Las claras deben quedar a punto de nieve, blancas y compactas.
  8. Cuando las claras estén a punto de nieve, reservarlas.
  9. Parte por la mitad, con mucho cuidado, la vaina de vainilla (de extremo a extremo) y luego extrae con la punta de una cuchara pequeña de café o de un cuchillo todas las semillas de su interior.
  10. Incorpora la nata bien fría junto con la vainilla a otro recipiente  o bol y móntala.
  11. Cuando la nata haya adquirido un  poco de consistencia, añade el cacao y sigue montando.
  12. Integra poco a poco, y ayudándote de una cuchara, la nata y la mezcla de frutas trituradas con las claras reservadas.
  13.  Mezcla, solo un poco y con muchísimo cuidado, para que puedan verse las vetas de la fruta a la hora de cortar el semifrío.
  14. Vierte la mezcla en un molde e introdúcelo  en el congelador.
  15.  A la hora de consumirlo, sácalo 10 minutos antes del congelador para que te resulte más fácil cortarlo.
  16. Decora con fresas, frambuesas o moras frescas y enteras.

Semifrío de moras, fresas y chocolate

Trucos y consejos para hacer un semifrío de fresas, moras y cacao

  • Si no te gusta alguna de las frutas, cámbialas a tu gusto. Por ejemplo, en vez de moras puedes emplear frambuesas.
  • El cacao es opcional, por lo que también puedes eliminarlo.
  • Es muy importante que la nata esté bien fría, así como la varilla y el recipiente en donde la vayas a montar.
  • Las claras deben ser muy frescas para que monten rápido. Ojo, monta las claras a punto de nieve.
  • También se pueden usar 125 gramos de claras pasteurizadas en sustitución de las claras frescas.
  • Monta las claras primero y cuando adquieran un poco de consistencia, comienza a incorporar el azúcar poco a poco para que sigan montando bien.
  • El postre es mejor dejarlo todo un día en el congelador bien tapado y en el momento de consumir, sacácalo unos 10 minutos antes.
  • En caso de emplear un molde que no sea de silicona, fórralo para que te resulte más fácil extraerlo.
  • La nata es sin lactosa por intolerancia. Tú puedes ponerla con lactosa si no te genera problemas digestivos.



Natillas de chocolate sin lactosa y sin huevo

Ya sabes que soy más de salado que dulce. Si te das una vuelta por mi blog verás que la mayoría de los platos son salados, aunque soy muy amiga del chocolate y a veces me apetece darme una alegría. Por eso hoy te traigo una receta muy fácil que podrás hacer teniendo los utensilios que tengas en casa, no te hace falta nada especial: una simple cacerola y los ingredientes que te voy a mencionar a continuación.

¿Quieres saber de qué se trata? De natillas de chocolate, sin lactosa ni huevo (para no tentar a la salmonelosis). Espero que te gusten mis humildes natillas y que puedas disfrutar de ellas. Si no eres intolerante a la lactosa o si eres alérgica o alérgico a ella, no te pierdas el final del artículo, pues te daré algunas sugerencias para que las adaptes y también trucos, por si quieres realizar algunas variaciones a esta propuesta inicial.

 

Ingredientes necesarios para hacer natillas de chocolate sin lactosa

  • 600 ml de leche sin lactosa.
  • 100 gr de nata sin lactosa para postres.
  • 1 cucharada de café de vainilla líquida o azúcar avainillada (opcional).
  • 60 gr de azúcar.
  • 35 gr de maicena.
  • Una pizca de sal fina.
  • 40 gr de cacao en polvo.
  • 1 vaina de vainilla abierta por la mitad.

Cómo cocinar las natillas de chocolate sin lactosa ni huevos

  1. Vierte los 500 gr de leche sin lactosa en una cacerola junto con la nata y la vaina de vainilla abierta por la mitad.
  2. Mantén al fuego medio durante unos 10-12 minutos, no más, y vigila que en ningún momento hierva.
  3. Una vez transcurrido el tiempo comentado anteriormente, aparta del fuego la cacerola y tápala.
  4. Deja reposar entre unos 20 minutos, con el fin de que adquiera el sabor de la vaina de vainilla.
  5. Mientras tanto aprovecha, para incorporar la maicena a los 100 ml restantes de leche fría.
  6. Mezcla muy bien con la ayuda de varillas o de un robot de cocina e incluso un brazo eléctrico.
  7. Acto seguido, añádele el cacao en polvo, el azúcar y la pizca de sal fina, y mezcla nuevamente muy bien con unas varillas, robot de cocina o brazo eléctrico para que no queden grumos.
  8. Quita de la leche infusionada la vaina de vainilla.
  9. Une ambos preparados con mucho cuidado y poco a poco, sin parar de remover con la herramienta que esté usando para tal fin.
  10. Coloca nuevamente la cacerola al fuego medio con la mezcla.
  11. Remueve con cuidado hasta que coja consistencia y no sea tan líquido.

¿Cómo hacer natillas de chocolate con un robot de cocina?

  1. Mezcla los 100 ml de leche fría con la maicena y tritura. Reserva.
  2. Introduce la leche restante con el cacao en polvo, la sal, el azúcar y la vaina de vainilla.
  3. Cocina durante unos 10 minutos a 100º.
  4. Déjalo reposar 20 minutos.
  5. Una vez infusionada la leche, extrae la vaina e incorpora la mezcla de la maicena.
  6. Cocina nuevamente otros 7 minutos, esta vez a 90º.
  7. Dispón en los recipientes en los que vayas a servir las natillas e introdúcelos en la nevera bien tapados.

Trucos y consejos para tus natillas caseras

  • Si eres alérgico o alérgica a la lactosa, usa leche vegetal y nata vegetal para repostería.
  • Si toleras bien la lactosa, cambia la leche por la que uses habitualmente, así como la nata.
  • Que no te gusta la vainilla, opta por la canela y procede de la misma manera.
  • No te agrada ni la vainilla ni la canela, unas cáscaras de naranja (sin nada de blanco que amarga) será una opción interesante.
  • Tal vez no te guste el chocolate, quítalo. No pasa nada, es opcional. Eso sí, añade algún colorante de repostería para que la natilla se vea con un amarillo bonito.
  • El tiempo de cocinado final dependerá del grado de espesor con el que te gusten las natillas. Mayor exposición al fuego, más espesas quedarán y lo irás notando mientras vas removiendo.
  • ¿Quieres unas natillas más light? No pongas nata y en vez de 35 gr de maicena, emplea 25 gr.
  • Tampoco te gusta la maicena. Sustitúyela por gelatina neutra. Ponla en remojo en leche fría. Una vez bien hidratada, incorpórala a la cocción final.
  • Para controlar la temperatura cuando cocinas en caldero, emplea un termómetro de cocina o vigila muy bien que no llegue al punto de ebullición.
  • En caso de que prepares natillas normales, no las de chocolate, vierte canela por encima o azúcar y quémala que le dará un punto muy rico de sabor.
  • No sé si te gustan las natillas espesas o ligeras. El truco está en más maicena para espesarlas o meno para que queden más líquidas. Con estas cantidades, unos 45 gr de maicena esperarán bastante y unos 25 gr la dejarán más ligera.




Brownie con nueces y sin lactosa

Este brownie con nueces sin lactosa lo hago para encargos y para los amigos cuando vienen a casa o voy a la de ellos. Vamos, que tiene mucho éxito. Durante bastante tiempo probé de todo hasta dar con las medidas exactas. El problema, no poder usar mantequilla. Y al final, tras tantos intentos, ¡lo conseguíiiiii!

INGREDIENTES: 320 gramos. de chocolate, a ser posible,  al 70 % o más;  190 gramos de azúcar;  100 de harina de repostería; 150 de aceite de oliva; 220 de nueces; 4 huevos tamaño L y 1/2 sobre de levadura.

ELABORACIÓN THERMOMIX: introducir el chocolate y molerlo durante unos 10′ a velocidad 5 progresiva. Abrir y si quedó algún trozo, repetir el proceso. Añadir el  resto de los ingredientes y programar 30 segundos,  velocidad 5.

ELABORACION TRADICIONAL: triturar bien el chocolate. Si no cuentan con ningún aparato que haga esta función, rallarlo. Golpear un poco las nueces o molerlas, si prefieren no encontrar trozos.  Mezclar bien los sólidos en un recipiente. Batir los huevos para luego verter poco a poco el azúcar y remover para integrarla. Acto seguido, verter el aceite y mezclar. Con cuidado vaciamos progresivamente el contenido sólido en el líquido para incorporarlo hasta tener todos los ingredientes juntos y unificados. Quedará bastante espeso, como una pasta. Verter en un recipiente untado en aceite de oliva. Hornear durante 15-20 minutos a 180º con calor arriba y abajo. Estará en su punto cuando pinchemos y saquemos la punta del palillo (o lo que hayamos usado) un poco manchada.

¡Vaya, disculpen, que me despedía sin dejarles una taza de café con un trozo para que puedan disfrutarlo! ¡Que les aproveche!