Natillas de chocolate sin lactosa y sin huevo

Ya sabes que soy más de salado que dulce. Si te das una vuelta por mi blog verás que la mayoría de los platos son salados, aunque soy muy amiga del chocolate y a veces me apetece darme una alegría. Por eso hoy te traigo una receta muy fácil que podrás hacer teniendo los utensilios que tengas en casa, no te hace falta nada especial: una simple cacerola y los ingredientes que te voy a mencionar a continuación.

¿Quieres saber de qué se trata? De natillas de chocolate, sin lactosa ni huevo (para no tentar a la salmonelosis). Espero que te gusten mis humildes natillas y que puedas disfrutar de ellas. Si no eres intolerante a la lactosa o si eres alérgica o alérgico a ella, no te pierdas el final del artículo, pues te daré algunas sugerencias para que las adaptes y también trucos, por si quieres realizar algunas variaciones a esta propuesta inicial.

 

Ingredientes necesarios para hacer natillas de chocolate sin lactosa

  • 600 ml de leche sin lactosa.
  • 100 gr de nata sin lactosa para postres.
  • 1 cucharada de café de vainilla líquida o azúcar avainillada (opcional).
  • 60 gr de azúcar.
  • 35 gr de maicena.
  • Una pizca de sal fina.
  • 40 gr de cacao en polvo.
  • 1 vaina de vainilla abierta por la mitad.

Cómo cocinar las natillas de chocolate sin lactosa ni huevos

  1. Vierte los 500 gr de leche sin lactosa en una cacerola junto con la nata y la vaina de vainilla abierta por la mitad.
  2. Mantén al fuego medio durante unos 10-12 minutos, no más, y vigila que en ningún momento hierva.
  3. Una vez transcurrido el tiempo comentado anteriormente, aparta del fuego la cacerola y tápala.
  4. Deja reposar entre unos 20 minutos, con el fin de que adquiera el sabor de la vaina de vainilla.
  5. Mientras tanto aprovecha, para incorporar la maicena a los 100 ml restantes de leche fría.
  6. Mezcla muy bien con la ayuda de varillas o de un robot de cocina e incluso un brazo eléctrico.
  7. Acto seguido, añádele el cacao en polvo, el azúcar y la pizca de sal fina, y mezcla nuevamente muy bien con unas varillas, robot de cocina o brazo eléctrico para que no queden grumos.
  8. Quita de la leche infusionada la vaina de vainilla.
  9. Une ambos preparados con mucho cuidado y poco a poco, sin parar de remover con la herramienta que esté usando para tal fin.
  10. Coloca nuevamente la cacerola al fuego medio con la mezcla.
  11. Remueve con cuidado hasta que coja consistencia y no sea tan líquido.

¿Cómo hacer natillas de chocolate con un robot de cocina?

  1. Mezcla los 100 ml de leche fría con la maicena y tritura. Reserva.
  2. Introduce la leche restante con el cacao en polvo, la sal, el azúcar y la vaina de vainilla.
  3. Cocina durante unos 10 minutos a 100º.
  4. Déjalo reposar 20 minutos.
  5. Una vez infusionada la leche, extrae la vaina e incorpora la mezcla de la maicena.
  6. Cocina nuevamente otros 7 minutos, esta vez a 90º.
  7. Dispón en los recipientes en los que vayas a servir las natillas e introdúcelos en la nevera bien tapados.

Trucos y consejos para tus natillas caseras

  • Si eres alérgico o alérgica a la lactosa, usa leche vegetal y nata vegetal para repostería.
  • Si toleras bien la lactosa, cambia la leche por la que uses habitualmente, así como la nata.
  • Que no te gusta la vainilla, opta por la canela y procede de la misma manera.
  • No te agrada ni la vainilla ni la canela, unas cáscaras de naranja (sin nada de blanco que amarga) será una opción interesante.
  • Tal vez no te guste el chocolate, quítalo. No pasa nada, es opcional. Eso sí, añade algún colorante de repostería para que la natilla se vea con un amarillo bonito.
  • El tiempo de cocinado final dependerá del grado de espesor con el que te gusten las natillas. Mayor exposición al fuego, más espesas quedarán y lo irás notando mientras vas removiendo.
  • ¿Quieres unas natillas más light? No pongas nata y en vez de 35 gr de maicena, emplea 25 gr.
  • Tampoco te gusta la maicena. Sustitúyela por gelatina neutra. Ponla en remojo en leche fría. Una vez bien hidratada, incorpórala a la cocción final.
  • Para controlar la temperatura cuando cocinas en caldero, emplea un termómetro de cocina o vigila muy bien que no llegue al punto de ebullición.
  • En caso de que prepares natillas normales, no las de chocolate, vierte canela por encima o azúcar y quémala que le dará un punto muy rico de sabor.
  • No sé si te gustan las natillas espesas o ligeras. El truco está en más maicena para espesarlas o meno para que queden más líquidas. Con estas cantidades, unos 45 gr de maicena esperarán bastante y unos 25 gr la dejarán más ligera.




Brownie con nueces y sin lactosa

Este brownie con nueces sin lactosa lo hago para encargos y para los amigos cuando vienen a casa o voy a la de ellos. Vamos, que tiene mucho éxito. Durante bastante tiempo probé de todo hasta dar con las medidas exactas. El problema, no poder usar mantequilla. Y al final, tras tantos intentos, ¡lo conseguíiiiii!

INGREDIENTES: 320 gramos. de chocolate, a ser posible,  al 70 % o más;  190 gramos de azúcar;  100 de harina de repostería; 150 de aceite de oliva; 220 de nueces; 4 huevos tamaño L y 1/2 sobre de levadura.

ELABORACIÓN THERMOMIX: introducir el chocolate y molerlo durante unos 10′ a velocidad 5 progresiva. Abrir y si quedó algún trozo, repetir el proceso. Añadir el  resto de los ingredientes y programar 30 segundos,  velocidad 5.

ELABORACION TRADICIONAL: triturar bien el chocolate. Si no cuentan con ningún aparato que haga esta función, rallarlo. Golpear un poco las nueces o molerlas, si prefieren no encontrar trozos.  Mezclar bien los sólidos en un recipiente. Batir los huevos para luego verter poco a poco el azúcar y remover para integrarla. Acto seguido, verter el aceite y mezclar. Con cuidado vaciamos progresivamente el contenido sólido en el líquido para incorporarlo hasta tener todos los ingredientes juntos y unificados. Quedará bastante espeso, como una pasta. Verter en un recipiente untado en aceite de oliva. Hornear durante 15-20 minutos a 180º con calor arriba y abajo. Estará en su punto cuando pinchemos y saquemos la punta del palillo (o lo que hayamos usado) un poco manchada.

¡Vaya, disculpen, que me despedía sin dejarles una taza de café con un trozo para que puedan disfrutarlo! ¡Que les aproveche!

Cupcakes de chocolate y menta sin lactosa

Dicen que la menta y el chocolate son afrodisiaca. ¡Ja, ja, ja, ja…! Yo no lo creo, más bien pienso que se trata de un «topicazo». De todas formas, quise preparar unos cupcakes de los que ya les he hablado en más de una ocasión: los de menta y chocolate. Y qué mejor que hacerlo para San Valentín, aunque yo prefiero «San queremos y lo hacemos».

Cupcakes sin lactosa de menta y chocolate

Bueno, que me lío y no les doy la receta. ¡Vamos a preparar estos ricos cupcakes de chocolate y menta sin lactosa! ¡El sabor es espectacular!

INGREDIENTES PARA LOS CUPCAKES: 40 ml de aceite de oliva suave, una cucharada y media de levadura, 80 ml. de puré de manzana, 150 gr. de azúcar, 120 gr. de harina de repostería, 120 ml. de leche sin lactosa o de soja (para los alérgicos a la lactosa, ya que estos no pueden usar leche sin lactosa, también se podría emplear leche de coco, por ejemplo), 3 cucharadas de cacao puro sin azúcar, una pizca de sal y una cucharadita de extracto de menta. 


ELABORACIÓN TRADICIONAL: precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo, sin ventilador. Preparar la bandeja de cupcakes con las cápsulas y reservar. En esta ocasión he usado un molde de Tupperware que ellos me han regalado y debo reconocer que aún no le pillo el punto.

Tamizar la harina con la levadura y el cacao en polvo y reservar. Mezclar el extracto de menta con la leche sin lactosa o la que estés usando. Batir el aceite con el azúcar, la pizca de sal y el puré de manzana hasta que todo esté bien incorporado. Acto seguido, añadir la mitad de la harina y mezclar bien, poner la mitad de la leche y volver a mezclar. Repetiremos este paso una vez más con la harina y la leche restantes. Ojo, no sobre batir. 
ELABORACIÓN EN THERMOMIX: seguir los pasos indicados y luego mezclar unos 20-30 segundos (fijarse por si necesitara un poco más de tiempo o velocidad para incorporarse) a velocidad 2 como mucho para que se nos estropee. Ahora toca colocar la mezcla en las cápsulas, para lo que podemos ayudarnos de una cuchara, un medidor e incluso un aparato de estos que sirven para sacar bolas de helados, eso es lo que yo uso y me va muy bien (recuerden que solo debemos llenar 2/3). Metemos en el horno entre  20-25 minutos, dependiendo de cada horno, como digo siempre, y no lo abriremos hasta que transcurra todo el tiempo, salvo que veamos que se nos están quemando ¡ja, ja, ja,…! Para comprobar que están hechos, pinchamos con un palillo, por ejemplo. Habitualmente se dice que este debe salir limpio, yo prefiero que quede un poquito manchado, mínimamente, para que con el calor se termine de hacer una vez lo saquemos del horno. Si sale manchado, no un poco, sino bastante, los dejaremos unos 5 minutos más y comprobaremos. A continuación, a reposar unos 5 minutos, no más porque si no con el vapor podrían despegarse las cápsulas, y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen unas 5 horas  como mínimo antes de guardarlos o de decorarlos. Podremos conservar los cupcakes en un recipiente hermético durante unos 3 días. No meterlos en la nevera porque se pondrán duros y secos.



INGREDIENTES BUTTERCREAM: nooo, esta vez no es buttercream. No lleva mantequilla, ni Crisco, ni nada por el estilo. No, esta vez he optado por la nata sin lactosa. Así que necesitamos 250  gramos de nata sin lactosa o con si ustedes pueden tomarla, 2 cucharaditas de azúcar glas (impalpable) tamizado (ojo, debe ser azúcar glas), 1/2 cucharadita de extracto de menta


ELABORACIÓN: poner en un bol la nata y batir bien poco a poco. Cuando veamos que está cogiendo consistencia, añadimos lentamente el azúcar glas y unas gotitas de esencia de menta. Seguir montando con cuidado para que no se nos convierta en mantequilla. Yo usé por primera vez la Thermomix y estoy contentísima con el resultado. Vertí la nata tras media hora en el congelador, sin tiempo a velocidad 3. Hay que mirar por el agujero del vaso, cuando comienza a formarse líneas, sabemos que está montando. En ese momento incorporé el resto de los ingredientes, claro que yo pongo poca nata porque no me gustan los postres empalagosos. Unos segunditos más a velocidad 3 y ya estaba listo. Si la haces en Thermomix, pon mucho cuidado que se te puede convertir en mantequilla en cuestión de segundos.

PARA DECORAR: necesitamos una manga que puede ser desechable, boquilla 2D o 1M, ponemos la manga recta y a unos centímetros del cupcake. Empezamos de dentro hacia afuera y en el sentido contrario a las agujas del reloj, siempre haciendo la misma presión. Cuando terminemos es muy importante no separar bruscamente, simplemente dejamos de apretar y apartamos suavemente. Yo suelo ponerla la manga cargada en la nevera antes de usarla. Y para dar el toque final, pueden comprar bolitas, adornos de fondant, flores, virutas… Esta vez me decidí a hacer unos bombones de chocolate negro y compré unos corazones comestibles. La receta de los bombones, próximamente.
Con esta entrada participo en el reto de San Valentín cuyo blog anfitrión ha sido  Elenarte. Si clicas en su nombre irás directamente al blog y allí podrás ver numerosas ideas para estas fechas, no solo de cocina. 

Si lo que quieres son solo recetas de cocina, aquí te ofrezco una serie de posibilidades para San Valentín o para «San queremos». Pincha en los enlaces que hay sobre las fotos e irás directamente a ellas.

 

Tarta Shacher: rica y fácil. Apta para alérgicos e intolerantes a la lactosa

El sábado me lleve una sorpresa muy grata. Recibí un fantástico paquete de productos variados de la marca harinas Santa Rita. Como mi marido cumplía 50 años este lunes, rauda y veloz cogí la harina que tienen especial para repostería y me puse a preparar una tarta Shacher que quedó deliciosa.



La alegría fue mayor al descubrir que todo lo que me enviaron lo podía consumir porque no contiene especias ni lactosa. ¡Muchísimas gracias por este regalo tan maravilloso que me han hecho! Con las semillas de sésamo ya preparé un salmón de fiesta, pero esa receta se las comento otro día. Hoy le toca el turno a lo dulce.

INGREDIENTES: 130 gramos de chocolate para postres, 3 huevos de tamaño XL o 4 medianos, 200 gramos de azúcar blanca, 100 gramos de aceite de oliva suave, 1 yogur natural (sin lactosa o de soja para los alérgicos), 150 gramos de harina Santa Rita especial para repostería, 1 sobre de levadura y una pizca de sal. Para el relleno usé casi un bote de mermelada de fresas de 350 gramos.


COBERTURA: 50 gramos de aceite de girasol y 300 de chocolate especial para postres.



ELABORACIÓN: Podemos emplear el método tradicional (pero con termómetro de cocina ya que las temperaturas son muy importantes) o cualquier aparato de repostería (como en mi caso que empleé la Thermomix). La receta la encontré en http://www.tartasacher.com/ y modifiqué para poder comerla con tranquilidad a pesar de mis intolerancia por los problemas de salud. Siempre procederemos a trabajar los ingredientes líquidos por un lado y los sólidos por otro para finalmente mezclarlos. En esta ocasión colocaremos la mariposa e introduciremos los huevos y el azúcar en la Thermomix a 37º, velocidad 3 y media, unos 4 minutos. Parar, apagar y esperar 1 minuto para que baje la temperatura. Encender de nuevo y sin calor, programaremos mismo tiempo y velocidad. Iremos añadiendo poco a poco el chocolate bien troceado. Particularmente me gusta más así que rallado, porque no queda igual de consistencia y sabor. No podemos esperar a que se enfríe el huevo con el azúcar para que se deshaga bien. Transcurrido el tiempo previsto, vertemos el aceite y el yogur, velocidad 1 y medio, 15 segundos. En un bol tamizamos la harina e incorporamos la sal y la levadura; que echamos poco a poco, mezclando a misma velocidad sin tiempo, pero no más de 1 minuto para no sobrebatir. Cuando tengamos juntos todos los ingredientes; mejor parar, raspar las paredes del vaso y de la tapa para volver a programar 20 segundos más a la misma velocidad, 1 y medio. Llega el momento de quitar la mariposa y remover bien con la espátula para que todo quede bien integrado.

Precalentar el horno a 200º. Verter la mezcla en un molde previamente untando en aceite de oliva suave o de girasol o de mantequilla (al gusto o tolerancias alimenticias). Hornearemos los 15 primeros minutos a 170º con solo calor abajo y 15-20 a 180º. Pinchar para comprobar que sale limpio, pero no del todo. Siempre les comento que debe quedar un mínimo resto en el utensilio; ya que con debido al calor que le queda internamente, terminará haciéndose por completo y eso logrará que el resultado sea más esponjoso y jugoso. Esta vez me despisté y les aseguro que se nota bastante la diferencia. Cuando se enfríe, partir por la mitad y rellenar con menor cantidad por los lados para que selle bien.

Preparar la cobertura de chocolate con aceite. Una manera sencilla de hacerla, en el microondas, medio minuto y nunca a potencia máxima. Sacar y remover. Volver a introducir, mismo proceso. Lo haremos las veces que sea necesario hasta conseguir que se derrita bien. Con un minuto suele bastar. Solo nos queda esperar a que se enfríe un poco y verter; cubrir bien e introducir en la nevera para que el chocolate solidifique. También lo pueden hacerla en Thermomix; pero, por favor, si antes les aconsejé no triturar, aquí mucho menos porque suelen quedar grumitos. Mejor programar el aceite a 80º, 2 minutos, velocidad 3 y medio. Añadir el chocolate poco a poco, para que se vaya fundiendo, misma velocidad y temperatura, 1 minuto. Comprobar consistencia y remover para disolverlo y unificarlo todo.

Consejos: Tamizar la harina, quedará más esponjoso. No abrir el horno hasta que pasen, como mínimo, 25 minutos. Recuerden el truco de comprobar si está hecho o no: el utensilio que empleen para comprobarlo debe salir un poco manchado, muy poco. Vamos, ni seco, ni húmedo. Hacer el bizcocho un día antes y rellenarlo para que la mermelada empape lo empape bien. No poner mucha mermelada en los laterales para que selle bien. Esperar a que se temple para cubrir y una vez finalizado el proceso, introducir una o dos horas en la nevera para que solidifique el chocolate.

Cupcakes de menta y chocolate para Navidad

Estos cupcakes chocolate y menta son una auténtica tentación y quedan riquísimos. La receta, bien sencilla y con indicaciones para alérgicos e intolerantes a la lactosa para que todos puedan disfrutarlos. Un postre que perfectamente podemos preparar para estas fechas navideñas. Le podemos poner la crema de fuera hacia del centro e ir subiendo, así conseguiremos un arbolito de Navidad al que le añadiremos unas bolitas para completar la decoración. Los que me conocen saben que no me gustan los dulces empalagosos, así que suelo prepararlos para l@s hij@s de amigos y los que se quedan en casa llevan poco buttercream, porque no podría comerlos por mi salud y por mis apetencias. De todas formas, debo reconocer que esta crema me gusta más, tal vez por el sabor a menta.

Cupcakes navideños de chocolate y menta

INGREDIENTES CUPCAKES: 40 mililitros de aceite de oliva suave de 0.4, con 1 cuchara y media de levadura, 80 mililitros de puré de manzana, 150 gramos de azúcar, 120 gramos de harina de repostería. 120 mililitros de leche sin lactosa (o de coco, de almendras, normal; la que ustedes puedan o suelan utilizar), 3 cucharadas soperas de cacao puro sin azúcar, 1 cuchara de café de extracto de menta y una pizca de sal. 
ELABORACIÓN: precalentar el horno a 170º C, calor arriba y abajo, sin ventilador. Preparar la bandeja de cupcakes con las cápsulas y reservar. Tamizar la harina con la levadura y el cacao en polvo y también reservar en un bol. Mezclar el extracto de menta con la leche o sucedáneo que podamos usar según nuestras alergias o intolerancias. Batir el aceite con el azúcar y el puré de manzana hasta que todo este bien incorporado. Acto seguido, añadir la mitad de la harina y mezclar bien, poner la mitad de la leche y volver a mezclar. Repetiremos este paso una vez más con la harina y la leche restantes. Ojo, no sobre batir. 
Si quieren hacerlo en Thermomix, perfecto. Proceder según los pasos indicados y siempre mezclando unos 20-30 segundos (fíjense si necesitara un poco más de tiempo o velocidad para que la todo se incorpore bien) a velocidad 2 como mucho para que se nos estropee. Colocar la mezcla en las cápsulas, ayudándonos de una cuchara o un saca bolas de helados. Llenamos las cápsulas solo 2/3. Metemos en el horno entre 20-25 minutos, dependiendo de cada horno (no abrir hasta que transcurra todo el tiempo). Para comprobar que están hechos, pinchamos con un palillo, por ejemplo. Habitualmente se dice que este debe salir limpio, yo prefiero que quede un poquito manchado, mínimamente, para que con el calor se terminen de hacer. Si sale muy manchado, los dejaremos unos 5 minutos más y comprobaremos. A continuación, a reposar unos 5 minutos, no más porque si no con el vapor podrían despegarse las cápsulas, y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen (5 horas  como mínimo) antes de decorarlos. Podemos conservar los cupcakes en un recipiente hermético durante unos 3 días. No meterlos en la nevera porque se pondrán duros y secos.

INGREDIENTES BUTTERCREAM DE MENTA: 110 gramos de Crisco a temperatura ambiente, 550 gramos de azúcar glas tamizado, 50 mililitros de leche semi desnatada sin lactosa (de almendras, coco, normal,…según se sea alérgico, intolerante o sin problemas con la lactosa), 1/2 cucharadita de extracto de menta y unas gotas de colorante verde.

ELABORACIÓN DE LA BUTTERCEAM: Poner en un bol la grasa de Crisco a temperatura ambiente, la leche o sucedáneo, el extracto de menta y la mitad del azúcar glas tamizada, batir bien hasta mezclarlo. Añadimos el resto del azúcar glas poco a poco y seguimos batiendo unos 5 minutos hasta conseguir una crema suave. Probar si tiene el punto de menta que nos gusta o necesita más. Acto seguido, añadir el colorante verde en gel poco a poco hasta obtener el tono deseado. Se puede conservar en la nevera, en un recipiente hermético, durante 1 semana. ¡Ah, la buttercream se puede hacer en la Thermomix! Poner la mariposa, velocidad 1, durante 1 minuto con la mitad, tal y como indico arriba. Luego iremos incorporando el azúcar de la misma manera y velocidad, otro minuto. Probar y ver si hace falta más extracto de menta e introducir un pelín de colorante verde, momento en el que mezclaremos unos 4 minutos a velocidad 3 y 1/2. A veces hace falta mezclar un poco fuera para integrar bien el color.
PARA DECORAR: para los que no saben usar la manga, necesitamos una que puede ser desechable, boquilla 2D o 1M. La ponemos recta y a unos centímetros del cupcake. Empezamos de dentro hacia afuera y en el sentido contrario a las agujas del reloj, siempre haciendo la misma presión (todo es cuestión de práctica), si queramos hacer una flor. Para obtener un árbol, procederemos de fuera hacia dentro, en el sentido contrario de las agujas del reloj y subiendo. Cuando terminemos es muy importante no separar bruscamente, simplemente dejamos de apretar y apartamos suavemente. No se preocupen si no les ha quedado bien, lo pueden quitar  y volver a empezar. Yo suelo ponerla la manga cargada en la nevera antes de usarla (sin cortar la punta), así adquiere más consistencia. Si está muy dura, no hay problema porque a medida que apretemos se va a ir ablandando. Y para dar el toque final, pueden comprar bolitas, adornos de fondant (como los de la foto, por ejemplo) o el maravilloso Papá Noel que aprendí a hacer el año pasado en el curso de Internet del que les he hablado en otras recetas de cupcakes y que pondré una nueva entrada para explicar cómo hacerlo.