9 may. 2018

¿Qué les parece un arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas para comer? Queda bien rico y es muy fácil de preparar. Los ingredientes se pueden variar al gusto del consumidor, tanto las verduras como el marisco, por si hubiera alergias o intolerancias de algún comensal en vuestra casa.

Arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas

En casa nos encanta el arroz, ya sea blanco, en caldero, paella... Como acompañamiento de cualquier carne o pescado e incluso solo, sin nada más que unos dientes de ajo picados y dorados para darle un punto de sabor.

Ingredientes para el arroz amarillo con verduras, gambas y mejillones

  • 1 manojo de espárragos. 
  • 1 calabacín grande. 
  • 3 zanahorias medianas. 
  • 1 cebolla pequeña. 
  • 100 gramos de mejillones limpios, sin concha ni barbas.
  • 100 gramos de gambas peladas y limpias, sin la tripa ni la cáscara. 
  • 33-35 gramos de arroz por comensal en crudo.
  • Caldo.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Pasos a seguir para cocinar el arroz amarillo

  1. Lavar, pelar y picar las verduras bien pequeñas, salvo los espárragos. Estos deben partirse en trozos de unos 3-4 centímetros de largo, aproximadamente.
  2. Cocinar en aceite de oliva la cebolla junto con las zanahorias hasta que la cebolla adquiera un color dorado.
  3. Mientras, calentar el caldo en un recipiente junto con las hebras de azafrán y reservar tibio.
  4. Incorporar el calabacín y los espárragos a la cebolla y la zanahoria, y cocinar unos 5 minutos más todas las verduras juntas. 
  5. Verter el caldo en la olla en la que estén las verduras. 
  6. Salar al gusto, si hiciera falta, y añadir el arroz. Tengan en cuenta el arroz empleado porque hay algunos que es mejor dorarlos antes. Al final del artículo (en trucos y consejos) dejo un enlace para que sepan pasos a seguir con cada tipo de arroz.
  7. Mantener al fuego según indicaciones del paquete de arroz.
  8. Cuando falten unos 5 minutos para apartar el arroz, añadir los mejillones y las gambas.
  9. Transcurrido el tiempo, apartar y servir.

Cómo conseguir que el arroz te quede en su punto: consejos y trucos varios

  • Es muy importante limpiar bien los mejillones y quitarles las barbas y pelar las gambas, así como eliminar la tripita que tiene con un palillo, por ejemplo.
  • OJO: no he puesto la cantidad de arroz ni de caldo para que libremente empleen redondo o grano largo. Para consultar los tiempos de cocción y cantidad de agua o caldo, pinchar aquí.
  • De todas formas, en esta ocasión fuimos dos comensales y, como mi marido suele consumir más de 100 gramos de arroz cocinado (en crudo 33-35 gramos), cociné 140 gramos de arroz crudo. 
  • En el caso de no poder tomar marisco, sustituirlo por tacos de carne de cerdo dorada previamente y sellada. Queda muy rico.
  • Por favor, no tiren las cabezas y las cáscaras de gambas. Si son frescas, congelar para cuando quieran preparar un buen caldo. En el caso de tratarse de gambas congeladas, aprovechar para hacer el caldo en ese momento y luego congelarlo.
  • Como verduras alternativas: sofrito de tomate y cebolla con berenjena y setas o champiñones, por ejemplo. Aquí la imaginación es la reina.
  • Si se prefiere, se puede dorar inicialmente el marisco en la olla en la que se hagan las verduras y el arroz. En este caso, incorporar cuando resten 2 minutos para apartar el arroz.
  • En el caso de no tener caldo, emplear agua y una pastilla de caldo para darle un punto de sabor.
  • Es aconsejable cocinar con caldo de pescado o de verduras para que el arroz quede más sabroso. Por eso, siempre es bueno guardar el caldo sobrante de los purés o guisos de verduras, así como de los guisos de pescado. No será igual que un fumet, pero siempre será mejor que solo agua.
  • Cocinar el arroz a fuego medio sin que el agua deje de hervir.
  • Siempre es mejor apartar el arroz 1 minuto antes de lo indicado en el paquete, pero siempre es mejor probarlo antes de quitarlo del fuego.
Arroz amarillo con verduras variadas, gambas peladas y mejillones sin concha

¡Muchas gracias por la visita!

26 abr. 2018

A muchos nos gusta celebrar comidas en casa. Por eso, la primera vez que compramos la mesa del comedor y la vestimos solemos poner toda la intención en que los muebles combinen.

Importancia de la decoración de nuestro hogar

Hoy en día se lleva la combinación de muebles de diferentes colores y estilos que curiosamente encajan a la perfección; por ejemplo, blanco con negro o vengué. Si bien, uno de los consejos básicos (que debemos tener siempre presente) es huir de los muebles oscuros en habitaciones pequeñas. Mejor optar por muebles blancos para espacios reducidos, ya que este color da sensación de amplitud.

De todas formas, en decoración lo adecuado no significa que sea lo que más nos agrada. No debemos olvidarnos de que los muebles van a formar parte de nuestras vidas durante una larga temporada. Por lo que es imprescindible dedicar tiempo a esta selección.

Uno de los lugares a los que acudo siempre para encontrar ideas de decoración y mobiliario es Lionshome ¿Lo conocen? Estoy segura de que les van a encantar todas las ideas que tienen para que la casa les quede preciosa. A mí me encanta porque recoge tantas propuestas que me pierdo navegando por la página.

¿Cómo decoro la mesa cuando tengo invitados a comer?

Como en Comer especial nos centramos en todo lo que tiene que ver con la alimentación, no podemos pasar por alto que el comedor es uno de los lugares donde más nos complace estar, disfrutando de los platos en compañía de nuestros seres queridos.


Quizá alguno de estos juegos de comedor sea de vuestro agrado. Ya sabemos que la mesa redonda ayuda a que las conversaciones resulten más amenas por la sensación de proximidad y que los colores claros amplían el espacio. Como todo es cuestión de gustos, la primera que se va a confesar soy yo porque no cumplo con nada de lo expuesto: mi comedor es de color negro y la mesa rectangular.

A la hora de decorar la mesa del comedor para una comida especial con invitados debemos cuidar hasta el más mínimo detalle, pero siempre siendo fieles a nuestro estilo y apetencias del momento:
  1. Centros de mesa: flores silvestres o arreglos más trabajados.
  2. Centros combinados, como por ejemplo flores con frutas.
  3. Velas en portavelas altos plata, oro, madera o bajos.
  4. Manteles individuales, caminos de mesa, mantel clásico.
  5. Cubertería clásica o moderna. 
  6. Vajilla blanca o con adornos (estas vajillas me encantan). 
  7. Vasos de colores o lisos.

Si ustedes se identifican más con el estilo rústico, tal vez la mesa de la boda de mi hermano (se acaba de casar 😃, como ya saben muchos de los que me siguen en redes) la consideren encantadora. A nosotros nos pareció muy romántica y cuidada con estos jarrones bajos con flores variadas, los ramilletes de las servilletas, los salvamanteles individuales. No faltó detalle.


Una idea para los amantes de las mesas decoradas de una forma más campestre puede ser una vajilla con flores que va a combinar bastante bien con unas cestas para servir el pan, sumado a un centro de flores silvestres.

Una manera un poco más sobria, una vajilla en un tono único o blanco con sutil adorno, unos candelabros y un centro bajo de flotes. También podría ser algo más recargada con bajoplatos o salvamanteles dorados, platos y vasos con filos en plata o en oro, cubertería dorada.


Algunas personas prefieren una simple flor en un vaso o solo la vajilla con la cubertería, sin más. Indudablemente, se trata de estilos personales con los que cada cual se sienta identificado: rústico, campestre, clásico, bohemio, moderno, minimalista.

Como ya han visto, existen multitud de estilos a la hora de decorar el comedor y la mesa para eventos, comidas formales e informales. ¿Con cuál se quedan ustedes?

18 abr. 2018

Lazos al pesto sin lactosa, una receta que encanta tanto a niños como adultos por la combinación tan interesante de sabores. En casa nos gusta mucho y de vez en cuando nos damos una alegría. Además, en esta ocasión he aprovechado que una amiga me trajo un queso curado estupendo sin lactosa que rallé, como podrán ver en las fotos, y que estaba para chuparse los dedos.

Receta de pasta al pesto con queso sin lactosa

El pesto es una salsa fría originaria de Liguria (Italia). Suele usarse para acompañar pastas como espaguetis, macarrones, etc. En un principio se hacía en mortero, machacando y ligando los ingredientes. Precisamente, pesto significa machacar. Hoy en día existen múltiples aparatos como la batidora que nos permite acelerar el proceso de elaboración. Una receta sencilla y sabrosa que todos podrán hacer, hasta los que no son cocinillas.


Ingredientes para la pasta al pesto sin lactosa (para 2-3 personas):

  • 120 gramos de lazos o cualquier otro tipo de pasta que deseen. 
  • 20 gramos de piñones. 
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra. 
  • 25 gramos de hojas de albahaca.
  • 50 gramos de queso curado sin lactosa.
  • 1 diente de ajo.
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración de lazos con salsa pesto:

  1. Poner agua a hervir con un poco de sal  gorda.
  2. Cuando se encuentre en el punto de ebullición, introducir los lazos y mantener al fuego el tiempo indicado en el paquete de la pasta.
  3. Lavar las hojas de albahaca, secar bien y quitarles el tallo porque amarga.
  4. Rallar el queso sin lactosa y reservar.
  5. Introducir en el vaso todos los ingredientes y proceder a triturar con el brazo.
  6. Escurrir la pasta y servir.
  7. Colocar el pesto en un vaso y encima el queso o incluirlo en el momento de triturar, al gusto.
Rica salsa pesto con queso sin lactosa

Ingredientes de la receta original de pesto:

  • 25 gramos de albahaca.
  • 8 gramos de piñones.
  • 15 gramos de pecorino rallado.
  • 35 gramos de parmesano o grana padano rallado.
  • 50 gramos de aceite de oliva extra.
  • 1/2 diente de ajo.
  • Una pizca de sal

Consejos y alternativas para hacer pasta al pesto:

  • Si comparan la supuesta receta original de pesto (según algunos libros consultados) con la mía verán que he realizado algunas modificaciones. El queso sin lactosa suma la misma cantidad que el pecorino y parmesano. Además, yo he incluido mayor cantidad de piñones, de ahí que incorporara 10 mililitros más de aceite de oliva virgen y 1 diente de ajo entero. 
  • La sal se puede eliminar porque el queso ya le aporta bastante salinidad a esta salsa.
  • En Provenza existe una salsa muy parecida denominada pistú. Esta no incluye queso ni piñones, es decir, se realiza con aceite de oliva, albahaca y ajo, así como una pizca de sal.
  • Algunas personas eliminan el aceite de oliva virgen extra y en su lugar usan caldo de verduras. De esta manera pueden asegurarse de disfrutar de una salsa de albahaca con menor número de calorías que si llevara el aceite.
  • Otra opción es hacer la salsa sin queso, pero le aporta un sabor más que interesante. En el caso de hacerla solo con las hojas de albahaca y piñones necesitará sí o sí una pizca de sal para que no quede sosa.
  • En el caso de no tener problemas de intolerancia a la lactosa, mejor optar por el queso indicado en la receta original para la pasta al pesto.
  • En vez de hacer lazos pueden optar por otras pastas italianas tan típicas como los espaguetis, por ejemplo.
  • Seguir siempre los consejos de cocción de la pasta indicados en la bolsa para que quede en su punto.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!