18 abr. 2018

Lazos al pesto sin lactosa, una receta que encanta tanto a niños como adultos por la combinación tan interesante de sabores. En casa nos gusta mucho y de vez en cuando nos damos una alegría. Además, en esta ocasión he aprovechado que una amiga me trajo un queso curado estupendo sin lactosa que rallé, como podrán ver en las fotos, y que estaba para chuparse los dedos.

Receta de pasta al pesto con queso sin lactosa

El pesto es una salsa fría originaria de Liguria (Italia). Suele usarse para acompañar pastas como espaguetis, macarrones, etc. En un principio se hacía en mortero, machacando y ligando los ingredientes. Precisamente, pesto significa machacar. Hoy en día existen múltiples aparatos como la batidora que nos permite acelerar el proceso de elaboración. Una receta sencilla y sabrosa que todos podrán hacer, hasta los que no son cocinillas.

Ingredientes para la pasta al pesto sin lactosa (para 2-3 personas):

  • 120 gramos de lazos o cualquier otro tipo de pasta que deseen. 
  • 20 gramos de piñones. 
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra. 
  • 25 gramos de hojas de albahaca.
  • 50 gramos de queso curado sin lactosa.
  • 1 diente de ajo.
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración de lazos con salsa pesto:

  1. Poner agua a hervir con un poco de sal  gorda.
  2. Cuando se encuentre en el punto de ebullición, introducir los lazos y mantener al fuego el tiempo indicado en el paquete de la pasta.
  3. Lavar las hojas de albahaca, secar bien y quitarles el tallo porque amarga.
  4. Rallar el queso sin lactosa y reservar.
  5. Introducir en el vaso todos los ingredientes y proceder a triturar con el brazo.
  6. Escurrir la pasta y servir.
  7. Colocar el pesto en un vaso y encima el queso o incluirlo en el momento de triturar, al gusto.
Rica salsa pesto con queso sin lactosa

Ingredientes de la receta original de pesto:

  • 25 gramos de albahaca.
  • 8 gramos de piñones.
  • 15 gramos de pecorino rallado.
  • 35 gramos de parmesano o grana padano rallado.
  • 50 gramos de aceite de oliva extra.
  • 1/2 diente de ajo.
  • Una pizca de sal

Consejos y alternativas para hacer pasta al pesto:

  • Si comparan la supuesta receta original de pesto (según algunos libros consultados) con la mía verán que he realizado algunas modificaciones. El queso sin lactosa suma la misma cantidad que el pecorino y parmesano. Además, yo he incluido mayor cantidad de piñones, de ahí que incorporara 10 mililitros más de aceite de oliva virgen y 1 diente de ajo entero. 
  • La sal se puede eliminar porque el queso ya le aporta bastante salinidad a esta salsa.
  • En Provenza existe una salsa muy parecida denominada pistú. Esta no incluye queso ni piñones, es decir, se realiza con aceite de oliva, albahaca y ajo, así como una pizca de sal.
  • Algunas personas eliminan el aceite de oliva virgen extra y en su lugar usan caldo de verduras. De esta manera pueden asegurarse de disfrutar de una salsa de albahaca con menor número de calorías que si llevara el aceite.
  • Otra opción es hacer la salsa sin queso, pero le aporta un sabor más que interesante. En el caso de hacerla solo con las hojas de albahaca y piñones necesitará sí o sí una pizca de sal para que no quede sosa.
  • En el caso de no tener problemas de intolerancia a la lactosa, mejor optar por el queso indicado en la receta original para la pasta al pesto.
  • En vez de hacer lazos pueden optar por otras pastas italianas tan típicas como los espaguetis, por ejemplo.
  • Seguir siempre los consejos de cocción de la pasta indicados en la bolsa para que quede en su punto.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

11 abr. 2018

Este arroz blanco con espárragos y champiñones es una receta sencilla, sabrosa y muy fácil de hacer. Con estos ingredientes resulta un acompañamiento estupendo para carnes y pescados o incluso un plato único.

Rico arroz blanco solo con verduras, un acompañamiento estupendo

Habitualmente, suele contar con más adeptos el arroz amarillo y, sobre todo, la paella. Si bien, el arroz blanco puede dar mucho juego también y no va a necesitar que le incorporemos pimentón, colorante alimenticio o azafrán para darle color. Existen muchas personas que no toleran estos ingredientes y no por ello tienen que dejar de disfrutar de un buen plato de arroz.

Ingredientes necesarios para la receta de arroz blanco con champiñones y espárragos:

  • De 35 a 50 gramos de arroz en seco crudo por persona. Para 4 personas, 160 gramos.
  • 250 gramos de espárragos
  • 250 gramos champiñones o setas.
  • 320 mililitros de caldo. 
  • Sal. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Comino molido.
  • Ajo en polvo.

Elaboración de un arroz blanco con verduras para acompañar carnes o pescados:

  1. Limpiar los champiñones y lavar los espárragos.
  2. Quitar la parte trasera a los espárragos, como unos 3 centímetros, y cortar en bastones del mismo tamaño. 
  3. Cortar en varios trozos los champiñones.
  4. Poner un poco de aceite de oliva virgen en una sartén y dorar los champiñones y los espárragos durante unos 5 minutos. Este paso es opcional.
  5. Calentar el caldo, rectificar de sal si hiciera falta, añadir un poco de comino en polvo y ajo molido. 
  6. Incorporar las verduras y el arroz, y mantener al fuego siguiendo las indicaciones del paquete.
  7. Apartar y servir.

Tiempos de cocción y cantidad de agua para que el arroz no se pase:

  • El arroz integral necesita 4 veces en agua la cantidad de arroz. Por ejemplo, para 1 taza de arroz integral emplear 4 tazas de agua o caldo. El tiempo estimado de cocción es de 40 minutos.
  • El arroz blanco redondo se hace en 15 minutos. Es aconsejable sofreír el arroz y utilizar 2 tazas y media de caldo o agua por cada taza de arroz. Así que la correspondencia sería 250 mililitros de agua o caldo por cada 100 gramos de arroz.
  • Por su parte, el arroz blanco de grano largo dobla la cantidad de arroz, es decir, 200 mililitros de agua o caldo por 100 de arroz y unos 12 minutos al fuego.
  • Las cantidades de agua o caldo para el arroz basmati serán las mismas que para el de grano largo.

Consejos y trucos para que te quede delicioso tu arroz blanco con verduras:

  • 33 gramos de arroz en seco se transformarán en aproximadamente 100 gramos de arroz cocido. De ahí que al principio indicara que de 35 a 50 gramos de arroz por persona, pues dependerá de lo que ustedes quieran comer.
  • Ya se sabe que a no todo el mundo le gustan los champiñones o los espárragos, por lo que se pueden cambiar estos ingredientes por los que más les agraden.
  • Mejor usar caldo que agua. Siempre es bueno guardar el caldo sobrante cuando se hace un guiso y congelarlo para su uso posterior.
  • Este arroz blanco es muy sano y sirve de acompañamiento para cualquier carne o pescado e incluso como plato único.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

4 abr. 2018

Ya estamos de vuelta tras estos días de fiesta. Para retomar la normalidad, ¿qué tal un plato ligero y sabroso? Les propongo esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas que es bien sencilla y con pocas calorías. Si han disfrutado de los postres típicos de la Semana Santa en España como las torrijas o las monas de Pascua, siempre viene bien que comamos algo con pocas calorías, ¿no creen?


En casa nos gusta mucho esta ensalada que como entrante sirve para 4-5 comensales y como plato único para 2-3 personas y les dejará saciados. La combinación de sabores es muy interesante para los amantes de estos ingredientes. En el caso de no gustarles alguno, siempre existen otras opciones como las que les propongo al final del post.

Ingredientes necesarios para preparar una rica ensalada tibia de salmón con gulas y gambas:

  • 1 tomate grande de ensalada o 2 medianos.
  • 1 bolsa grande de mezcla de lechugas o comprarlas frescas y prepararlas al gusto.
  • 3 dientes de ajo.
  • 100 gramos de gulas.
  • 100 gramos de gambas peladas.
  • 100 gramos de salmón ahumado.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de la ensalada tibia:

  1. Lavar las lechugas y el tomate.
  2. Pelar y picar los dientes de ajo dorarlos con un poco de aceite de oliva en una sartén y apartar.
  3. En esa misma sartén dorar las gulas y cuando falten 4 minutos aproximadamente incorporar las gambas (habiéndoles quitado previamente la tripa negrilla) para que se haga todo junto.
  4. Colocar un lecho de lechugas en el plato o ensaladera de servir, aderezar con una pizca de sal, disponer parte de las gambas con las gulas y dientes de ajo, reservar el resto. Incorporar la mitad de salmón cortado en trozos. Aderezar con una pizca de aceite de oliva.
  5. Cubrir con la lechuga restante y salar. Disponer encima el resto de gulas, gambas, salmón y ajos. 
  6. Si hiciera falta, verter una pizca de aceite de oliva y servir.
  7. Cortar el tomate en gajos, como se ve en la foto, y disponer en los laterales del plato. 

Consejos y trucos para preparar una ensalada tibia:

  • Está ensalada es tibia y por ello hay que consumirla en el momento.
  • Las gambas hay que pelarlas, quitarles las tripas y reservar.
  • La combinación de sabores es muy interesante; se le puede incorporar incluso un poco de cebolla frita o caramelizada según el gusto de los comensales.
  • A quién no le agraden las gambas, las gulas o el salmón, sustituir estos elementos por otros que estimen oportuno. Una buena opción sería bacalao desmigado o rulo de queso de cabra.
  • Para que sea tibia debe mantenerse alguno de los ingredientes calientes.
  • Las uvas pasas (de las que vienen sin pipas) o 1 manzana cortada en dados pequeños combina de maravilla con estos ingredientes.
  • El tomate se puede incorporar cortado en dados, pero como yo solo lo puedo comer de forma esporádica y en pequeñas cantidades, opté por colocarlo en los laterales. 
  • Un truco que hace que las lechugas estén más sabrosas y no haya que aderezarlas al montar el plato es colocarlas en una fuente, salar, verter aceite al gusto, remover y después ir colocando en el plato de servir.
  • Ojo con el aceite en las lechugas, este debe verterse justo en el momento de servir para que estén crujientes. Si se hiciera mucho tiempo antes, las lechugas perderían consistencia.
  • Con los ingredientes indicados preparé 2 platos como el de la foto, comimos 4 personas y los dispuse en medio de cada pareja. Esta ensalada tibia fue el entrante.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!