16 feb. 2017

La receta que hoy les traigo es bien sencilla y light; se trata de una tortilla de verduras con poco colesterol ya que solo lleva un huevo.


INGREDIENTES: un huevo, 100 mililitros de claras pasteurizadas, 1 zanahoria cortada en dados, 1 puerro, 100 gramos de champiñones pequeños cortados en cuatro, un poco de aceite de oliva y una pizca de sal.

ELABORACIÓN: rociar la sartén con un aceite de oliva, añadir la zanahoria y el puerro picado y cocinar durante 8 minutos. Incorporar los champiñones y mantener todo al fuego unos 10 minutos más. Vigilar que no se queme, rociar con más aceite si hiciera falta, y salar casi al final de la cocción. Batir las claras y el huevo con un poco de sal final hasta que quede esponjoso. Mezclar las verduras con el huevo y verter todo en la sartén. Observar que cuaje a fuego medio, en ese momento dar la vuelta a la tortilla para que se haga por el otro lado. Dejar al fuego 3 minutos más.

CONSEJOS:
* Esta tortilla lleva solo verduras y no papas (patatas) para que tenga pocas calorías.
* Las verduras sobrantes de cualquier guiso o asado se pueden aprovechar para esta tortilla salteándolas con unos dientes de ajos bien picados. Así no se tirará nada.
* En el caso de que no les apetezca light, poner las papas (patatas).
* También pueden usar otras verduras, como el calabacín y la cebolla, por ejemplo.
* Para un extra interesante de sabor, añadir queso de gratinar (lo hay sin lactosa).
* Variaciones existen muchas, así que a gusto del consumidor. La de la presente receta es una de las más bajas en calorías.
* Un truco: verter 30 mililitros de leche (sin lactosa, de soja, etc.) al batir el huevo con las claras, le aporta esponjosidad.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

2 feb. 2017

La receta que les propongo hoy es bien sencilla y muy suave. Este arroz blanco mar y montaña a mí me sentó de maravilla después de unos días con un brote de la proctitis. Cansada de tanto arroz blanco sin más, introduje unas pequeñas modificaciones que mi aparato digestivo aceptó de maravilla. No se trata de un plato con muchos ingredientes, pero bien es sabido que el arroz blanco, la zanahoria y el pollo forman parte de la dieta blanca, al igual que el pescado. La variante, mejillones, cebolla, pastilla de caldo, orégano y hoja de laurel. 


INGREDIENTES (para 2 personas): 4 jamoncitos de pollo, 1 zanahoria, 100 gramos de mejillones sin concha y bien limpios, cebolla, aceite de oliva, agua, 1 hoja de laurel, un poco de orégano, pastilla de caldo (en este caso sin especias picantes) y sal. 

ELABORACIÓN: dorar el pollo en el recipiente en el que vayamos a cocinar el pollo y reservar. Cortar la cebolla y la zanahoria en cuadrados muy pequeños y dorarlas. Incorporar 150 gramos de arroz y, tras unos 2 minutos, agregar 400 mililitros de agua caliente, la pastilla de caldo, la hoja de laurel, el orégano y la sal. Cuando comience a hervir, mantener en el fuego el tiempo indicado en el paquete del arroz y añadir los mejillones cuando falten 5 minutos para finalizar la cocción.

CONSEJOS:
* Los mejillones pueden cambiarlos por gambas o calamares, por ejemplo.
* Si les apetece un arroz amarillo, incorporar colorante o azafrán para que adquiera color.
* El pollo se puede sustituir por conejo o carne de ternera o cerdo (en trozos y especial para guisos).
* Para un plus de sabor, un poco de curry sería interesante.
* Igualmente, quien quiera que añada más verduras como guisantes, calabacín, puerro...
* Usar caldo en lugar de agua.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

26 ene. 2017

Esta receta de setas con cebolla caramelizada y foie es bien sencilla, y hasta un principiante en cocina puede hacerla. No van a tener ninguna dificultad. El resultado sorprenderá a más de uno.


INGREDIENTES (para 2 personas): 2 champiñones portobello grandes, 1 cebolla grande cortada en gajos, 4 solomillos de foie fresco, sal, aceite de oliva en espray y una cuchara sopera de agua.

ELABORACIÓN: precalentar el horno 10 minutos a 180º. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca a bajo con un poco de sal e introducir durante 15-20 minutos a 180º. Cuando falten 5 minutos para que estén hechos, darles la vuelta y salar por esa parte. Rociar una cacerola con aceite de oliva, incorporar la cebolla cuando esté caliente el aceite. Dorar durante unos 20 minutos a fuego medio y vigilar para que no se queme. La cebolla debe adquirir un tono dorado transparente. En ese momento, verter la cucharada de agua y dejar que se evapore por completo. Remover siempre de vez en cuando para que no se pegue. Cuando la cebolla esté, calentar los solomillos de foie fresco durante 2 minutos por cada lado y aderezar con una pizca de sal. Montar al gusto.

CONSEJOS:
* Si no consiguen champiñones portobello, optar por otros champiñones que sean grandes.
* Ojo con la cebolla, no necesita azúcar porque ya la contiene por naturaleza. El tiempo de cocción variará según la temperatura del fuego, mejor a fuego medio. Que se haga lentamente.
* En el caso de que les guste la cebolla, aconsejo cocinar 2 cebollas grandes para que no se les haga poca.
* Los medallones de foie fresco pueden ser congelados.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!