Un clásico de la cocina adaptado a todas aquellas personas que no pueden tomar nata por la intolerancia a la lactosa, ¡la siempre fantástica tarta de galletas y piña!


INGREDIENTES: 2 ó 3 latas de piña al natural en trozos o entera para trocear (puede ser en almíbar si os gusta más dulce), galletas, en nuestro caso cuadradas y sin lactosa, 3 botes de nata Kaiku sin lactosa, 300 gramos de azúcar o al gusto para mezclar con la nata.

ELABORACIÓN: coger el jugo de la piña y verterlo en un recipiente ancho para facilitar el mojado de las galletas, luego ir colocándolas en el molde donde vayamos a preparar la tarta. Cuando finalicemos la primera capa, montar la nata kaiku sin lactosa (o normal, si ustedes pueden) con 100 gramos de azúcar o a gusto del consumidor. Como siempre digo, recuerden que se añada solo cuando empieza a coger consistencia y hace dibujos de picos al mover la batidora. Mezclamos la nata montada con la piña en trozos bien escurrida y cubrimos las galletas. Procedemos de la misma manera con la segunda capa: Galletas borrachas en jugo y capa de nata con piña. Finalizamos con otra tapa de galletas y nata. En ésta última parte, la piña la pondremos para decorar, si os apetece, o solo nata sin lactosa (o con ella). Servir bien fresquita.


CONSEJOS:
1.- Batir por separado cada bote de nata, se monta mejor.
2.- Que la nata esté muy, muy fría al igual que lo que usemos para montarla.
3.- Poner el recipiente donde la vayamos a trabajar en la nevera.
4.- Si se quiere, también sirve colocar un cuenco con hielo y sobre este ubicar el que emplearemos para trabajar, así se mantendrá bien fresquito.
5.- Algunas personas montan la nata con leche condensada, así lo hacía cuando podía tomarla. Les aseguro que queda delicioso.


Imprimir o exportar PDF
Reacciones: