Para comer he preparado un rico pastel salado comúnmente conocido como quiche y que proviene de la cocina francesa, de una zona colindante con Alemania, la región de Lorena. Bien es sabido que existen múltiples recetas, a mí me gusta mucho que lleve gran cantidad de verduras previamente pochadas y algo de proteína. 

INGREDIENTES: una lámina de masa quebrada (masa brisa), 1 puerro en bastoncitos, 1 cebolla pequeña, 1 zanahoria cortada en cuadrados (brunoise), 1 bote de nata sin lactosa, 150 gramos queso sin lactosa, 200 gramos de atún en lata al natural, 150 gramos de champiñones laminados, 1 calabacín grande en rodajas, sal, 2 huevos grandes o 3 medianos, aceite de oliva y un paquete de garbanzos.

ELABORACIÓN: poner un poco de aceite en una cacerola y, cuando haya adquirido un poco de temperatura, añadir el puerro, la cebolla y la zanahoria. Dorar durante 6-7 minutos, momento en el que incorporamos los calabacines que mantendremos unos 4-5 minutos más. Seguidamente poner los champiñones, un poco de sal y continuar al fuego 7 minutos más. Calentar el horno a 180 grados, calor arriba y abajo con ventilador (si tienen, si no, no pasa nada), preparar un molde engrasado y cubrir con la masa tanto el fondo como los laterales. Pincharla, cubrirla  por completo con los garbanzos y hornear unos 15 minutos aproximadamente. Mientras, batir los huevos y mezclar con la nata, añadir una pizca de sal. Sacar la masa del horno y quitar todos los garbanzos. Colocar todas las verduras, el atún, así como la mezcla de huevos y nata. Finalmente, poner el queso por encima sin mezclar. Introducir nuevamente en el horno durante 15-20 minutos a 180 grados, calor arriba y abajo. Vigilar que quede bien doradita, no quemada.

CONSEJOS:
* En el momento de pochar la verdura, mantener la temperatura a fuego medio.
* Si viéramos que puede pegarse, incorporar una cucharada más de aceite de oliva y remover las verduras de vez en cuando.
* Sustituimos el típico bacón por atún y bastante verdura, lo que minimiza el aporte calórico de este plato.
* Se puede eliminar la mitad de la nata y emplear, en su lugar, 100 mililitros de leche.
* La nata es sin lactosa. De todos modos, si ustedes no tienen problemas con la lactosa pueden añadir los que acostumbren en sus casas.
* Es aconsejable pincelar el recipiente en el que vayamos a colocar la quiche para llevar al horno. Para ello pueden hacerlo con aceite de oliva o mantequilla. Incluso un papel de horno en la base ayuda a que no haga falta dicho paso.
* A la hora de colocar la masa en la base no se preocupen si se les rompe. Cubran bien todo el molde, hasta la parte superior de los laterales, y lo que sobre servirá para usar en lo roto e incluso en aquellas partes en donde nos haya faltado.
* Los garbanzos los colocamos con la finalidad de que la masa no suba y los podemos reutilizar hasta que se empiecen a quemar.
* Recuerden lo que siempre les digo: "cada horno es un mundo". Así que vigilen que la masa esté bien hecha cuando la saquen del horno. Lo sabrán porque tendrá un tono dorado. En algunos hornos necesitarán más tiempo y en otros menos.
* La masa con los garbanzos mejor tenerla durante 15 minutos, aunque cada horno sea diferente. La cocción final puede variar entre 15 y 25, según el horno y si lleva más o menos líquido (huevos y nata) e, incluso, si tienen o no ventilador.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Twitter y en Facebook.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: