Esta receta de magret de pato con mermelada es muy fácil de preparar, aunque tiene sus trucos para que te quede en su punto. Suele ser un plato muy adecuado para celebraciones especiales, sea el evento que sea, hasta en Navidad.

RECETA DE MAGRET DE PATO

El magret, como seguro sabes, es la pechuga del pato; pero no un pato cualquiera, sino uno cebado. En caso de no estar cebado, se trataría, simplemente, de pechuga de pato. Con lo cual, no sería tan grande y no tendrían tanta grasa.

Es una pieza de carne que cuenta con muchas personas a las que les gusta y, quizá en la misma proporción, otras a las que no les agrada tanto, aunque sean carnívoras. Personalmente, te reconozco que no la consumo de manera asidua. ¿Tú la sueles consumir y te gusta?

INGREDIENTES RECETA MAGRET DE PATO

Para 2 personas
  • 400 g de magret de pato.
  • 8 cebollitas francesas.
  • 250 gramos de champiñones.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Orégano.
  • Sal.
  • Mermelada de higos o de frutos del bosque.

CÓMO COCINAR MAGRET DE PATO

  1. Precalienta el horno a 180º.
  2. Pela las cebollitas y limpia las setas o champiñones.
  3. Dispón la verdura en una bandeja de horno y adereza  con un poco de aceite de oliva (yo empleo en espray), así como orégano y sal.
  4. Coloca el magret de pato sobre una tabla de corta.
  5. Con un cuchillo de carne, haz unos cortes profundos en la piel (sin llegar al fondo de la carne. No se trata de cortar la carne, solo la piel).
  6. Los cortes deben ser diagonales, de lado a lado, y con una separación entre cada diagonal de 1 cm, aproximadamente.
  7. Luego, vuelve a realizar cortes diagonales, siguiendo las anteriores indicaciones, pero en la dirección contraria.
  8. Al realizar estos cortes, en la piel se dibujarán unos rombos o cuadrados, depende de cómo los mires.
  9. Adereza el magret de pato a tu gusto, en mi caso solo con sal.
  10. Coloca una sartén o cacerola al fuego para cocinar el magret. No pongas aceite porque el pato soltará grasa.
  11. Calienta la cacerola o sartén a fuego medio y coloca el pato con la piel en contacto con el recipiente. Es decir, la piel para abajo, que no la podamos ver.
  12. Vete retirando el aceite para que no entre en contacto con la carne, solo con la piel y lo justo.
  13. Mantén la carne unos 10 minutos, aproximadamente, a fuego medio.
  14. Introduce la bandeja de verduras en el horno y mantenla a 180º durante unos 10 minutos.
  15. Ahora comprueba que la piel está bien dorada.
  16. Si fuera así, dale la vuelta a la carne y termina de cocinar.
  17. Mantén la carne al fuego unos 2 minutos más, a lo sumo 4.
  18. Saca el magret de la sartén o cacerola, ponlo en un plato y tapa.
  19. Deja reposar unos 4 o 5 minutos y después corta para emplatar.
  20. Corta la carne y coloca unos trozos en un plato (yo puse una base de puré de patata y zanahoria. Aproveché el aceite que soltó el pato al cocinarlo junto con un poco de mantequilla sin lactosa).
  21. Acompaña con las verduras y la mermelada que hayas escogido.
  22. Yo pasé un poco más la carne porque no me gusta ver sangre. Por contra, a mi invitado le gusta bien rojita la carne. Te dejo las dos fotos.

Magret de pato en su punto

TRUCOS Y CONSEJOS PARA HACER MAGRET DE PATO

  • El punto adecuado para el magret de pato es que la carne quede roja por dentro. Tal vez a ti no te guste así, como a mí. En ese caso, hazla un poco más, pero no mucho porque puede endurecerse.
  • Las mermeladas, caseras o compradas, como es mi caso en esta ocasión.
  • Me gusta mucho acompañar este plato con setas, cebollitas, espárragos o puré de patatas, por ejemplo.
  • Otro acompañamiento delicioso, las peras caramelizadas. Para ello, pon 2 cucharadas soperas de azúcar al fuego, cuando comience a caramelizar, incorpora una pera troceada. Menea la sartén, vierte un poco de vinagre de Jerez o balsámico, un poco de vino tinto oloroso. Deja que se reduzca y reserva para el momento de emplatar.
  • A esta carne le va muy bien la pimienta negra machacada junto con romero picado y embadurna con esta preparación. Varía bastante su sabor.
  • La carne soltará grasa a medida que se vaya haciendo por la parte de la piel. Aprovéchala y viértela en un recipiente. Resérvala, pues te servirá para el puré de patatas o para cualquier salsa dulce o mermelada.
  • Deja reposar la carne para que se descontraiga y esté bien tierna.

 

 



Imprimir Receta