(Votos: 2 Promedio: 4.5)

Croquetas de bacalao con cebolla caramelizada, jugosas, crujientes y llenas de sabor. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores croquetas, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

Croquetas de bacalao receta

Hoy te invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. Si las croquetas de bacalao ya están ricas, no te imaginas lo buenas que quedan con la cebolla caramelizada. Son una auténtica tentación y crean adicción porque es probarlas y no querer parar, las mejores croquetas de bacalao que has comido. Yo las hice con leche sin lactosa, pero tú puedes emplear leche normal, bebida de soja o bebida de almendras, que le da un punto de sabor muy interesante.

Igualmente, la cebolla la he pochado con aceite de oliva virgen extra para luego preparar la bechamel. Lo habitual es usar mantequilla con o sin lactosa, pero reconozco que me gusta mucho más la bechamel con el sabor del aceite de oliva. Tú puedes sustituir el aceite de oliva por mantequilla sin problema.

Ingredientes para 30-45 croquetas:

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas)
  • 1 cebolla grande
  • 100 gramos de harina
  • 1 litro de leche (con lactosa, sin lactosa o de soja, por ejemplo)
  • Aceite de oliva virgen o mantequilla
  • Sal fina
  • Pan rallado
  • 3 huevos
  • Harina extra para rebozar las croquetas
  • Vinagre de Jerez

Cómo hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  1. Para hacer las croquetas de bacalao, lo primero es cocinar el bacalao al vapor, a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal.
  2. Aparta y espera a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Yo lo cociné al vapor con agua, sal y un poco de aceite de oliva ya que queda muy jugoso y sabroso.
  4. Si lo haces como yo, colócalo cuando el agua esté hirviendo. En 2 minutos, a lo sumo 4, estará listo.
  5. El tiempo de cocinado del bacalao dependerá del grosor.
  6. Luego, pela la cebolla y pícala en trozos muy pequeños, en brunoise.
  7. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra.
  8. Pon un recipiente al fuego con un poco de aceite de oliva para dorar la cebolla para las croquetas de bacalao.
  9. Pocha a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo.
  10. No hace falta que añadas azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jerez al final, como explico en los champiñones portobello al horno con foie.
  11. Aprovecha para ir desmenuzando el bacalao, eliminando la piel y las espinas. Una vez lo tengas bien desmenuzado y picadito, resérvalo.
  12. Cuando la cebolla adquiera color, prueba el punto de dulzor y comprueba si está bien hecha.
  13. Justo en ese momento, cuando esté bien cocinada la cebolla, incorpora la harina para hacer la bechamel.
  14. Ojo, es muy importante tostar la harina para las croquetas de bacalao, tiene que perder su típico color blanco.
Exquisitas croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Croquetas de bacalao caseras

Croquetas de bacalao de la abuela, la bechamel y cómo freírlas

  1. Seguidamente vierte la leche tibia (con o sin lactosa e incluso puedes emplear de soja) poco a poco.
  2. No pares de mezclar con la varilla y agrega una  pizca de sal.
  3. En el momento en el que te quede muy poca leche, echa el bacalao desmenuzado y mezcla todo muy bien.
  4. Acto seguido vierte la leche restante y remueve con la varilla.
  5. Prueba de sal y, si hiciera falta, rectifica. Mantén al fuego unos 18 o 20 minutos en total para que se cocine bien.
  6. Aparta y coloca la masa en una fuente alargada.
  7. Pinta la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría.
  8. Deja reposar unas 3 horas como mínimo, incluso puedes taparla a costra (con el papel film pegado a la masa) e introducir la bandeja en la nevera.
  9. Transcurrido el tiempo comienza a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo.
  10. Prepara un plato con harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  11. Enharina las croquetas de bacalao, pásalas por huevo y finalmente por pan rallado.
  12. Fríelas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite).
  13. Saca las croquetas de la freidora o sartén y ponlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
  14. Emplata y ya puedes llevar a la mesa para disfrutar de estas ricas croquetas de bacalao.

Cómo hacer bechamel con y sin lactosa para cualquier comida:

  • Pon los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva o mantequilla (con o sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda.
  • Vierte poco a poco la leche (vegetal, con o sin lactosa) y sigue removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15 o 20 minutos.
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, como la cebolla.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda al comer las croquetas o disfrutar de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel.
  • De ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera, y no parar de remover.

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas de bacalao, dependiendo del tamaño que le des a cada croqueta.
  • El bacalao hacerlo al vapor o cortarlo en tiras para guisarlo en agua enriquecida y previamente cocinada.
  • Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria).
  • Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introduce el bacalao y apártalo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso.
  • Tapa y mantén dentro del caldero unos 6 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor.
  • Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 2 o 4 minutos estará listo.
  • Cuando lo hago guisado, guardo el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal.
  • A la bechamel se le puede agregar (yo soy alérgica y no puedo) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • Sustituye, si no se tienes alergias, el aceite de oliva por mantequilla (con o sin lactosa) en el momento de pintar la masa para que no forme costra.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrás hacer tandas de 6 a 8, sino de 3 o 4.
  • Si haces muchas croquetas de bacalao, guárdalas en un táper bien separadas y congélalas; aguantan perfectamente 1 o 2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no puedes tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ti te guste más, y pan sin gluten rallado.

Si te gustan las recetas fáciles, Comer especial te recomienda:

¿Quieres conocer más platos fáciles como este de hoy y no perderte mis recetas? Entonces, suscríbete al blog Comer especial pinchando aquí. Te espero también en mi canal de YouTube y en Instagram.