Este caldo blanco de carne es muy fácil de hacer e indispensable en cualquier cocina que se precie. Solo vas a necesitar unos cuantos huesos de carne y muy pocas verduras, así como algo de sal y alguna hierba aromática junto con agua. Además, una taza calentita sienta de maravilla; con el añadido de que más sano no puede ser. Unos 100 ml de este caldo aporta unas 33 calorías.

Caldo casero

Receta de caldo blanco de carne

Una receta económica que te muy resultará útil para enriquecer cremas de verduras, arroces, sopas, croquetas o guisos, entre otros. Te aseguro que vale la pena por el plus de sabor que le aportarás a tus platos. Yo lo utilizo en comidas como la receta fácil de osobuco en olla rápida y también en la sopa de fideos con carne y verdura, cuando no tengo hueso.

Este caldo de ternera está preparado con huesos de ternera gallega. Tú puedes aprovechar los huesos que tengas por casa. Por ejemplo, carcasas de pollo y unas pocas verduras troceadas. Si sigues mis indicaciones, verás que no solo se trata de una receta fácil, sino también muy económica, pues los ingredientes son de aprovechamiento.

Para que no te pierdas el paso a paso, te dejo el vídeo de YouTube. Y si te gusta, me encantaría que te suscribieras al canal. Te espero 😀 .

Ingredientes:

  • 300 g de huesos de carne de ternera.
  • 1,5 l de agua.
  • ½ calabacín.
  • 1 zanahoria.
  • ½ cebolla.
  • Tomillo.
  • Sal.
Ojo: lo que te voy a explicar es cómo a hacer un caldo blanco largo, no un fondo. Alguna de las diferencias básicas estriba en que el fondo lleva menor cantidad de agua y mayor tiempo de cocción. El resultado del fondo es un líquido más concentrado y con mucho más sabor. Si bien, entre los caldos, caldos blancos, fondos y fumet existen muchas diferencias no solo en líquidos y tiempos de cocción, sino también en la elaboración.

Cómo se hace el caldo de carne

  1. Para hacer el caldo blanco de ternera, prepara todos los ingredientes.
  2. Esta receta es muy fácil, sabrosa y enriquecerá tus platos (purés, arroces y hasta croquetas).
  3. Ojo, el caldo blanco se elabora partiendo de frío.
  4. Así que primero lava el calabacín y córtalo en trozos.
  5. Pela la zanahoria y lávala.
  6. Si es pequeña como la mía, déjala entera.
  7. Quítale la punta delantera y trasera.
  8. Pela la cebolla y usa la mitad cortada en trozos.
  9. Agrega a una cacerola la zanahoria y el calabacín.
  10. Ahora, el tomillo, la cebolla también troceada.
  11. Los huesos de carne de ternera, una pizca de sal y el agua fría.
  12. No te interesa poner muchas verduras.
  13. Ya que cogería mucho sabor a verduras y no es lo que buscas con este caldo.
  14. Si bien, es importante que adquiera aromas.
  15. Cocina a fuego máximo para que comience a hervir.
  16. Déjalo cocinar entre 45 minutos y 1 hora 30 minutos, más o menos, a fuego fuerte.
  17. Es decir, baja un poco el fuego, pero no mucho.
  18. Yo lo dejé a 7 con punto de los 9 que tiene mi placa.
  19. Guíate por la evaporación, debe mermar solo 1/3, no mucho.
  20. Desde que comience a hervir, despuma.
  21. Vete quitando la espuma y las impurezas constantemente.
  22. Despumar o espumar es imprescindible para que te quede un caldo limpio, transparente, sin impurezas.
  23. Transcurrido el tiempo, saca las verduras, la carne y la rama de tomillo.
  24. Cuela y vuelve a hervir para no correr el riesgo de que fermente.
  25. Tras hervir, desgrasa nuevamente, si hiciera falta, y deja enfriar.
  26. Guárdalo en la nevera para usarlo ese día o al siguiente, o congélalo.

Trucos y consejos para hacer caldo casero de carne

  • Por cada ½ kilo de huesos aconsejan emplear 2,5 litros de agua.
  • Yo soy partidaria de menor cantidad de líquido. Para 300 gramos de carne, 1 litro de agua.
  • En esta ocasión he cumplido con las proporciones de lo que te indico aquí.
  • Ahora bien, a menor cantidad de líquido, más fuerte te va a quedar el caldo.
  • La sal, mejor poca cantidad para que el caldo te sirva en cualquier plato y este no te quede salado.
  • Lo aconsejable es que agregues pocas verduras y condimentos.
  • Pues lo interesante de este caldo es el sabor a carne.
  • Que simplemente enriquezca cuando lo usemos y no mate el sabor del plato.
  • Al caldo le puedes agregar 1 ramita de apio verde o un poco de puerro partido en trozos.
  • Yo empleé los ingredientes que tenía por casa y que se iban a estropear.
  • Incluso, te resultarán útiles aquellas partes de verduras que no vayas a usar en un sofrito.
  • Esos restos que muchas veces tiras, ahora puedes aprovecharlos para este caldo.
  • La albahaca, el laurel, el perejil o el romero también los puedes emplear.
  • Eso sí, escoge solo 1 o 2 a lo sumo.
  • Recuerda, interesa que tenga sabor a carne y un poco al resto de ingredientes.
  • Los fondos deben hervir a fuego bajo una vez rompen a hervir, al contrario que los caldos blancos.
  • Este caldo de carne lo puedes congelar incluso en bolsas de cubitos de hielo.
  • Y sacar uno para enriquecer guisos, caldos y otras elaboraciones.
  • En esta ocasión preparé un caldo de ternera, pero puedes hacer lo mismo con otras carnes.
  • No tires las verduras y la carne de los huesos. Te puede servir para otras recetas de aprovechamiento.
  • ¡Me encanta tomar una taza de este caldo en la cena!

Caldo de ternera casero

Si te gustan las recetas fáciles, te recomiendo que no te pierdas estas recetas:

¿Quieres conocer más platos de caldos o sopas y no perderte mis recetas? Entonces, suscríbete al blog pinchando aquí. Te espero también en mi canal de YouTube.

Espero que tú y tus seres queridos se encuentren muy bien. Desde aquí, quiero mandarte todo mi cariño y desear que la vida te de la fuerza suficiente para poder llevar, de la mejor manera posible, lo que nos está sucediendo a todos a causa del coronavirus.

Muchas gracias por la visita a mi blog de recetas de comida fáciles y saludables.

#YoMeQuedoEnCasa #QuédateEnCasa